El Sector del automóvil se “moviliza” con la IATF 16949

 

14 de febrero de 2017

Por Laura Domingo

 

Estaba claro que el sector del automóvil no iba a quedarse indiferente ante una revisión en profundidad de las normas ISO de Calidad como la que ha ocurrido. Hasta el año pasado, cada vez que el comité ISO revisaba la norma ISO9001, el sector del automóvil se desmarcaba publicando una norma técnica certificable ISO/TS 16949, con un elevado nivel de exigencia, y enfoque avanzado, que permitía a las empresas con ella certificadas, mirar con cierto escepticismo la certificación ISO9001 generalista.

 

La publicación de la norma ISO 9001:2015 ha supuesto un “antes y después” para este sector, y la agencia IATF lo ha acabado de confirmar. Con la publicación en Octubre del 2016 de la norma IATF16949:2016 y las sucesivas estrategias de transición (la 2ª y última hasta hoy del pasado 21 de noviembre) se confirma la posición de IATF al considerar que la nueva versión ISO9001 cumple con sus expectativas como sistema de referencia. De ahí que considerasen que no aportaba valor, revisar la ISO/TS del sector. Las empresas del sector vuelven a alinearse con ISO 9001 aunque disponen de una serie de requisitos de cliente (entre los que se encuentra la IATF16949:2016) a los que deben dar cumplimiento.

 

IATF sigue marcando como prioritarios los requisitos específicos a los centros productivos de “todo aquello” que forma parte de lo que va a recibir un cliente final: componentes, productos auxiliares… y cuando sea pertinente, instalación y post-venta. Pero, ¿qué se especifica como “requisito IATF” y no queda explícitamente indicado en ISO 9001?

 

IATF ha redactado sus requisitos en base a la estructura de alto nivel HLS de ISO (facilitando la integración de ambas normas), incorporando 20 nuevos requisitos a los que tenía establecido en la revisión del 2009, y amplía 13 de los que ya tenía establecidos. Incorpora, entre otros, las partes interesadas (es obligatorio incluir (y auditar) los requisitos específicos de cliente de todos los clientes a los cuales se suministra), la Responsabilidad Corporativa (haciendo hincapié en la responsabilidad social corporativa y la política anti-soborno), el desarrollo de productos que incorporan software, el control de productos y procesos externalizados (alineados a los requisitos IATF), auditorias de cliente y de proveedor adecuadas, y el proceso de gestión de garantías (si procede). Respecto a la ampliación, hablaríamos del establecimiento de un análisis de riesgos completo y sólido, con planes de contingencia, determinación del conocimiento de la organización y sensibilización de todo el personal, requisitos específicos de competencia de los auditores internos y/o externalizados y control de cambios.

 

Siendo así, el aspecto clave se encuentra ahora en las auditorias de certificación IATF. Sin olvidar que es una tercera parte, imparcial, que te audita en nombre del cliente (IATF). Sería de ingenuos esperar que los procesos de auditoría pierdan la exigencia hasta hoy aplicada. Lo que IATF nos informa en su 2º documento de “Estrategia de Transición” es que los tiempos de auditoría se mantienen, ya que ahora auditan los requisitos ISO 9001 y los de IATF 16949 (aunque no certifiquen ISO 9001). Incluso, en caso de falta de documentación, previo a la auditoria se podrían incrementar. La clave de la certificación IATF será la rigurosidad por parte de los auditores (que la proponen) y la propia IATF (que la formaliza) en su proceso de certificación.

 

La certificación del Sistema de Gestión del anterior ISO/TS 16949 a la ISO9001:2015+IATF16949:2016 requiere, por parte de IATF, un completo Plan de Transición documentado, que incluya un GAP ANALYSIS y un plan de acción monitorizado. Y que a partir del próximo 1 de octubre del 2017, no se podrán realizar más auditorias de certificación según la ISO/TS

 

A las empresas del sector automoción se les acaba de acortar el periodo para adecuar su sistema ISO 9001 a la nueva edición en un año respecto a las de otros sectores. Y sería conveniente hacerlo de modo planificado y con margen de tiempo; ya que los plazos son estrictos y la disponibilidad de auditores cualificados por IATF, limitada. El riesgo de perder las ventas y el posicionamiento en este mercado es elevado y no es asumible para las empresas vinculadas al sector.

 

Categoría noticia: 

Colaboradores del CEP

Accio-competitiva per empreses de catalunyaGeneralitat de CatalunyaFira BarcelonaIQS-Institut Quimica SarriàEquiplast-Salon Internacional de Plástico y CauchoCluster Automoción Cataluña

Aviso Legal | Política de privacidad
Copyright Centro Español de Plásticos© 2013. All Rights Reserved.